Zombi

 

 

 

Una a una, sigilosas como el tedio,

las letras se conjugan

deshidratando mi pluma

inherentes de esta mano inquieta.

Danzan crueles sobre mi papel desnudo

y agónico que por otra parte

desea ser mancillado por los trazos

inherentes de ésta pluma inquieta

Y que no llegan ni los arrumacos a esta vida

de impaciencia y de poltrona,

ni la luna, que no sabrá de los manjares de la vulgaridad

y en sus ojos las lagunas por doquier

y sus venas, infladas como un alfiler

al pensar que la vida se detiene…

Interrogante la camisa de fuerza mal ajada.

¿Zombi yo? ¿Tú?

 

 

 

Gustavo García Pradillo

 

 

 

1 comentario en «Zombi»

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: