Yo que le falle tanto a ese amor

Titulo “Yo que le falle tanto a ese amor”

 

Me duele tanto verla llorar. Llora porque siente culpa y culpa a los demás. Maldice una y otra vez. Quiero acercarme para calmarla, pero no sé exactamente qué voy a decir. Cómo calmar un corazón destrozado. La amo y sólo dejo que liberé toda esa rabia, tristeza o lo que tuviera en ese momento. Y todos los que están cerca de ella hacen lo mismo, reflejan tristeza, lastima.

Empiezo a llorar, no sé cómo ayudarla, me destroza verla así. Me acerco y siento que evita nuestras miradas, o simplemente no quiere verme, o quizás no me ve. Pero la amo, y debe saberlo, aunque sea por última vez, además no sé porque siento que será la última vez que la vea.

Me acerco más a ella, y antes de tocar sus manos, miro hacia donde su mirada está fija, y ahora me resulta más extraño, y decido acercarme. Ahora soy yo quien está destrozado, me ahogo con mis lágrimas, me hundo en el suelo.

Mi rostro era distinto, irreconocible, por un instante pensé que no era yo. Lo era, era yo, estaba ahí, dentro de ese ataúd; en mi pecho estaba una cruz. Era por mí, lloraba por mí, por mi ausencia, por mi amor.

Ahora recuerdo que tuve un accidente, iba manejando ebrio, con otra chica a mi lado. Aquella noche olvide que tenía una esposa, olvide a mis hijos y la promesa del altar. Esa noche fui a dejar a la chica, y de regreso ya no recuerdo nada. Sólo aparecí aquí en medio de llantos, y vi a mi esposa desgarrarse el alma.

Volví hacia ella, y es ahí, donde comprendí cuanto me amaba. Y yo que le falte tanto a ese amor, y yo que le falle.

 

Escrito por Agus Didier 

Red social

Instagram @agusletras

 

AGUS DIDIER 2018

6 comentarios en “Yo que le falle tanto a ese amor”

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: