EL PODER DE LAS LETRAS,  PROSA POÉTICA

Y sin querer

 

 

 

 

 

Y sin querer pensar en ti hay instantes plenos de recuerdos a otros instantes semejantes que se hospedaron en el corazón y la mente se dispara y los pensamientos vuelan y de mi voluntad se apoderan y sin querer evitarlo me pliego a los deseos de permanecer en la ensoñación del momento.

No es que provoque tu recuerdo, no es que no quiera pensarte, no es que niegue que me conforta saberte en instantes breves, nunca la puerta a tu paso se cerró y abierta se mantiene a tu recuerdo, nunca de mi corazón marchaste, en él tu huella viva permanece.

Y sin querer pensar en ti no quiero no pensarte, contradictorio sentir el de este corazón que frenético late y en su sabio latido palpita la certeza de lo inolvidable, lo perpetuo e imborrable que en su memoria provoca al evocar tu imagen.

Amor que enamoró al corazón y sedujo al alma. Y, sin querer, queriendo reconocer la plenitud de sentir la dicha de lo vivido, fluyen los sentidos en la ensoñación acumulando fantasías en la almohada. Siente el corazón la sagrada necesidad de acariciar el latir que escucha en la distancia, se torna por momentos tenue y se acrecienta a medida que se intensifica la calma, el murmullo del silencio con tonalidades a eternidad se camufla bajo el fuego de una hoguera que inició su fuego en todos los tiempos.

Y sin querer pensar en ti, quiero recrearme en tu recuerdo, rescatar de manos del olvido un amor al que solo le basta un instante de tu nombre para saberse mi dueño. Y sin querer no quiero dejar de pensar en el amor soñado que templa mis desvelos cuando en un instante no puedo ni quiero alejar de ti mi pensamiento.

 

 

@Marina Collado

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: