Y sentí

 

 

 

 

Y sentí el dulce aliento de tu  respiración junto a mi boca. Y sentí enervarse cada palmo de mi piel por la sacudida eléctrica que en mi alma tu proximidad provoca.

Y de pronto descubrí que al amar todo es posible, al escuchar tu voz llamándome Amor en un espacio donde el tiempo es invisible.

Y me llené de ti y todo mi yo implosionó, henchida por la emoción al comprobar cómo la fuerza del amor despertó a tu corazón y del letargo de tu hibernación con un nuevo sol me sorprendiste.

Se deshizo el ermitaño de su caparazón mostrando sin máscaras su interior, dejando al descubierto los sentimientos con el tiempo reprimidos.

Y tan en mí te sentí que nada me hace dudar de la conexión que entre nuestros corazones existe. Y que todo intento por desconectar lo que en su momento el Universo unió resulta un vano e inútil esfuerzo.

Y que el vacío que mi alma consigo llevó a través de todos los tiempos solo tu alma lo alivia y lo llena. Almas que por separado se añoran y se buscan, almas que al  unirse se complementan y se acoplan.    

 

 

Imagen de la red

6 comentarios en “Y sentí

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto: