Y la vida pasa

No necesito el calor de las persianas
Cuando se cierran las bocardas
De mi almohada.
No necesito que la escarcha me amedrente
Si de tu vida el aliento me estremece,
Y la vida pasa al girar
La manivela de un segundo junto a ti.
De gota a gota,
Al fin,
No necesito la realidad
Que acompaña al silencio absurdo;
Es lo que clama la fuerza de la voluntad.
Cicatrices somos, que el tiempo ha de borrar,
Desempolvando la pluma
Que las manijas de un reloj roto
Sólo tienen que recordar.
Es el viento que empuja,
A las nubes, desvanece
Y los momentos pasan
Rememorando la fría duda.
Despeinar a la tristeza
Volviendo a reflejar
La boca que bosteza
En su lento caminar
Hacia la cumbre envenenadamente incierta.

2 comentarios en “Y la vida pasa

  1. Y la vida pasa y es bello comprobar que en ese paseo has ido de la mano de la mejor compañía…
    Precioso Gus!!!
    Besazos sabaderos todos guapísimo!!!

  2. Hola Gustavo, soy María Gladys. Pues fijate que me has recordado a Allan Poe, en este poema. Tienes la cualidad de poder disponer de varios estilos literarios y por eso te digo siempre que eres “El poeta de Aranjuez”

    Un fuerte abrazo.

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: