Y de repente tú 12.

Martes, 14 de agosto de 2012.

Cuando llegamos a la cabaña de Lucas en el Lago Norte, no doy crédito a mis ojos. Como Giovanni ya nos había advertido, no tiene nada que ver con la cabaña que nos habíamos imaginado en nuestra mente. Se trata de una enorme casa a orillas del lago, hecha de piedra y madera, con un amplio porche, jardín y piscina. Es más parecida a una mansión de dos plantas sacada de una revista de viajes de lujo donde pasar unos días en la montaña, en plan rústico. Por dentro la cabaña es todavía más espectacular. Tiene cuatro habitaciones, tres baños, un enorme salón con chimenea, mesa de billar, un mueble-bar lleno de bebidas de todo tipo y un televisor de 50 pulgadas frente a dos sofás color crema y una mesita auxiliar. La cocina es de estilo americano, con una isla en medio de la estancia que separa la cocina del comedor.

Lucas y Giovanni nos enseñan nuestras habitaciones que, casualmente, la de Gina está junto a la de Giovanni y la mía junto a la de Lucas, que se encuentra en el otro extremo del pasillo.

Lucas y Giovanni nos han venido a buscar en cuanto han dejado resueltos los asuntos de su empresa y hemos venido todos juntos en el coche de Giovanni, que es un 4×4 y es mucho más amplio. El viaje ha durado apenas una hora, así que a las seis de la tarde ya estábamos aquí.

Como habíamos pensado celebrar mi cumpleaños esta noche, Lucas se ha empeñado en pasar la tarde acomodándonos en la habitación y descansando, a veces puede ser un poco mandón. Pero no ha habido manera de hacerle entender que quería darme un chapuzón en el lago y ha insistido en que tenía que descansar. No me ha quedado más remedio que obedecer, sobre todo porque Gina estaba haciéndome señas para que no dijera nada inapropiado y fuera amable con Lucas.

A las ocho y media de la tarde, Gina entra en mi habitación mientras yo me estoy secando el pelo.

–  ¿Dónde vas así vestida? – Me pregunta Gina horrorizada.

–  ¿Qué le pasa a mi ropa?

–  ¿Bromeas? No puedes bajar así. – Me inquiere. – Por suerte, yo he pensado en todo y te he traído un vestido.

Saca un vestido de color violeta con un escote abierto hasta el ombligo y dos finos tirantes atados al cuello, ceñido hasta a la altura de las rodillas donde se ensancha al estilo sirena.

–  El vestido es parte de tu regalo de cumpleaños, pero no el más importante. – Me dice alegremente con una sonrisa en los labios. – Ponte el vestido o esos dos me matarán, no sabes cómo me ha costado convencerlos para que se vistieran de etiqueta.

–  Pero, ¿por qué has hecho eso?

–  Es el primer año que celebras tu cumpleaños lejos de casa, sé que aunque te parezcan horribles, echas de menos una de esas fiestas que organizan nuestras madres, así que te he organizado una, aunque solo estaremos nosotros cuatro.

–  Está bien, me cambio  y bajo. – Acepto finalmente.

–  Genial, yo también me voy a cambiar. Nos vemos ahora abajo.

Veinte minutos más tarde, cuando ya estoy lista para bajar al salón, alguien llama a la puerta de mi habitación, golpeándola suavemente con la mano.

–  Pasa, está abierto. – Grito desde el otro extremo de la habitación mientras me perfumo tranquilamente creyendo que es Gina quien ha llamado a la puerta. – Si vienes para comprobar si me he puesto el vestido, puedes estar tranquila. He sido una niña buena y te he hecho caso.

–  En ese caso, recuérdame que le dé las gracias a Gina. – Contesta la voz de Lucas.

¿No es Gina quién está ahí? Me vuelvo despacio y me encuentro con Lucas, perfectamente vestido con un traje negro igual que la corbata y una camisa de color gris marengo. Está irresistible. De repente, aparece así vestido frente a mí y hace que me olvide hasta de hablar.

–  Estás preciosa. – Me dice sonriendo y acercándose a mí para coger mi mano derecha y alzarla hasta sus labios para besarla, como el caballero que es. – Como no bajabas, Gina me ha pedido que viniera a buscarte. Por cierto, si te sirve de consuelo, Gina también es la causante de que vaya así vestido.

–  En ese caso, yo también tendré que darle las gracias. – Le contesto pícaramente.

Paso por delante de Lucas para salir al pasillo y bajar las escaleras y dirigirme al salón, pero Lucas se ha quedado parado en su sitio.

–  ¿Es la primera vez que una chica te dice que estás muy guapo con traje? – Le pregunto burlonamente mientras le sonrío pícara.

–  Es la primera vez que tú me lo dices, pero apenas he podido disfrutarlo porque no me esperaba un cumplido por tu parte, ¿podrías repetirlo? – Se mofa.

–  Señor Mancini, no debería reírse de mí. – Le digo divertida. – Estoy segura de que Giovanni le habrá informado que soy cinturón negro en karate, no le conviene hacerme enfadar.

–  Por su tono, deduzco que Giovanni no le ha informado que yo también soy cinturón negro en karate, así que, si usted quiere, podemos hacer unas batallitas. – Me sonríe y empieza a caminar en mi dirección para, justo cuando pasa por mi lado, me susurra con su voz irresistible: – No te preocupes, te daré ventaja y te prometo que no te haré daño.

Está hablando de karate, pero mi mente perversa se imagina otra cosa y mi entrepierna empieza a arder. No voy a poder soportar esta tensión sexual por mucho más tiempo y menos todavía con alcohol y música de por medio. “La mejor manera de librarse de la tentación es caer ella”. De nuevo Óscar Wilde vuelve a mi cabeza, quizás deba caer en la tentación y así librarme de ella, pero Óscar Wilde no pensó que al sucumbir podemos convertirnos en adictos y eso no puede acabar bien. ¿Qué se supone que debo hacer? Me estoy precipitando, Lucas ni siquiera ha intentado nada conmigo, solo se está comportando de manera amable y educada, nada fuera de lugar. Exceptuando el hecho de que su familia cree que soy su novia, pero eso es otra historia.

Bajamos al salón mientras yo sigo dándole vueltas a la cabeza hasta que Giovanni me devuelve a la realidad, casi a voz en grito:

–  Mel, ¿se puede saber en qué estás pensando para que tu mente esté a miles de kilómetros de aquí?

–  Por su cara, yo diría que en Óscar Wilde. – Murmura Lucas divertido.

–  ¿En Óscar Wilde? – Preguntan sorprendidos Gina y Giovanni al unísono.

–  Sí, últimamente Óscar Wilde está muy presente en mi cabeza. – Contesto mirando a Lucas.

–  Me he perdido. – Dice Giovanni.

–  Yo también. – Le secunda Gina.

–  ¿Quieres contarnos por qué piensas en Óscar Wilde? – Me pregunta Lucas burlonamente. Pondría la mano en el fuego que ha deducido que pienso en las frases sobre la tentación de Óscar Wilde, mundialmente conocidas.

–  Pienso en sus frases, no en él. – Le respondo divertida y añado maliciosa: – Te pondré un ejemplo: “Las preguntas no son nunca indiscretas. Las respuestas, a veces sí.”

–  Touchée. – Me dice guiñándome un ojo.

Pasamos a la cocina donde, mientras yo estaba descansando obligatoriamente en mi habitación, ellos han estado preparando la cena y decorando la estancia con globos, velas y un montón de regalos.

Nos sentamos a la mesa para cenar y Giovanni nos sirve unas copas de vino tinto, uno de los mejores según los entendidos en vino, a mí todos me parecen iguales. Antes de servir el segundo plato, ya estamos todos bastante achispados.

 

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto: