Y caer…

Al saber, que nunca, nunca pasa nada.

Volver a morir cuando ves,

cómo todo pasa alrededor…

…Y al revés:

Ni saber cómo reaccionar;

por ciertos besos enormes

de bocas cerradas.

Y miles de abrazos de brazos abiertos

con pechos de plata.

La luna dejará de volar al lugar

por donde aullará el más listo

de la manada.

Gustavo García Pradillo