EL PODER DE LAS LETRAS,  REFLEXIONES

Vuelvo la mirada hacia atrás

 

 

Vuelvo la mirada hacia atrás repasando los pasos en tan corto espacio de tiempo andados y siento vértigo, mi estómago se encoge, da un vuelco, mi cabeza gira alrededor de mi cuerpo sin control entrando en una espiral de súbito mareo.

Vuelvo la mirada hacia atrás y siento sobre mi cuerpo el peso real del cansancio que arrastrando llevo durante tanto tiempo sin ser consciente, perdida la noción total del tiempo, en medio de una nube de plomo que comprime mi cabeza. Es el momento de parar la noria y de detener el vertiginoso volteo, sabotear la maquinaria que ponga freno al recorrido frenético, encontrar de nuevo el lugar en el que reposar del agotamiento del estresante periplo.

En círculos deambulando sin memoria exacta del principio, como en el ojo del huracán me veo envuelta en una tormenta infinita sin atisbar la parada de destino en ninguna parte del camino, sin poder contener el fuerte viento que sobre mi misma gira y gira. Todo empieza y todo acaba, todo tiene un principio y un final, nada permanece eternamente a nuestro lado, todo es perecedero, ni lo bueno vivido ni los peores momentos a los que la vida me enfrenta.

Como en un viaje de trayecto indeciso, no se ve el final de la carretera, el camino desaparece a lo lejos de mi vista, cuando creo haber llegado al destino, nuevamente el terreno gana en extensión sin encontrar el lugar adecuado en el que depositar las maletas. Cada partida requiere aligerar bártulos, una carga cada vez más liviana, pues en el camino he aprendido a ser práctica y no llevar más carga de la necesaria.

Al final del día el círculo se va estrechando, al final del camino ya no queda más sendero, abro los ojos y miro con atención lo que delante me muestra el paisaje, me encuentro en el lugar de origen, un punto del que no tuve consciencia al partir que en nostalgia estallaría, punto de vuelta al que me dirige el destino, punto de retorno, salida del laberinto y comienzo de un nuevo ciclo.

El agotamiento es mucho, la experiencia todo un aprendizaje, hallazgos sorprendentes que permanecían ocultos. Resolviendo inseguridades y afianzando capacidades, avanzando en la confianza de alcanzar el objetivo, vencer a los temibles demonios será el logro al final del camino.

 

 

Imagen de la red

4 Comentarios

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: