Quisiera entender, si volviera a nacer,

ese secreto que guardas tan adentro.

Allí donde nunca,

nadie pudo entrar

sin perderse entre sus miedos.

Quisiera poder romper de una vez

esa pared de cemento

y de tu lagrimal sacar la verdad

que hace que todo,

Todo lo malo quede tan lejos.

Quisiera saber

qué es lo que ves

si cuando al mirarte no te encuentro

en un mar lleno de ideas

que nunca existió.

Como si fueras una botella que navega

por ese océano buscando destino.

Tal vez volver a tener un poco de fe en ti.

Sería así, quizá,

tan fácil ser feliz.

 

Gustavo García Pradillo