La luna era ese párpado cerrado

que flotaba en el circo de la nada.

Ella retenía la mirada

en su hipnótico vagar de astro cegado

Arañando al final de la arena

donde espuma y algas se enredan

apretando cerró los ojos,

caminaba en su reloj sin cuerda

 

Confunde aun despierta,

hechos reales por imaginados

se afana su mente calenturienta

combinando los ingredientes en una receta

 

Empeñada en escuchar al mar en su mesa

verde de plancton,

sal rosa del Himalaya

desecada por siglos de sequía

el toque húmedo zamburiñas,

 

La acidez de una gota de lima,

perejil de tierra adentro,

sobre un lecho de wakame

las perlas del olivar de Jaén

ponen broche de oro al paladar.

 

Los comensales son versos,

su cocina el diccionario

donde encuentran las palabras

maridando con un cava seco

 

El plato no sabe si será o no un éxito,

unas gotas de sudor impregnan

su bandana de pirata

una vez más contra el viento

dejándose llevar

la cocinera en ciernes

tiempo adentro.

Su comensal le inspira

aires de libertad

en una cocina y ella vuela.

 

Quiso sorprender al chef,

su invitado de postín

y creó un bosque

con toda la gama de verdes

brilló esa mirada.

 

 

Sus ojos iluminados,

imagina sus dedos largos

acariciándola,

y se inventa mil combinaciones

para que él sonría al mirarla.

 

Te debo un delantal,

y yo a ti una montaña.

Puedo esperar,

Yo no, que la vida se me escapa.

Finalmente serán cena,

saliva y sabores,

con un poco de suerte velada

¿más?,

no hubo más.

 

Sonrió mientras fregaba.

 

@Carlaestasola

 

En Madrid a día 27 de Octubre 2017.

 

Un guiño a los fogones, que me encantan Un día que marcará la historia con la quinta proclamación de una República Catalana, hoy, mañana no sé.

 

Music: Stan Getz – Misty

 

 

 

Ella
Carla Duque es el pseudónimo de una mujer que no creía en sí misma. Aprendió a integrar en su vida cotidiana todos los grandes adelantos de la tecnología desde hace tanto que no alcanza a recordar, lidiando con todo tipo de engendros con teclados. Sobrevivió al cambio de siglo adaptándose a su entorno, no sin esfuerzo. Fue acusada en juicio sumarísimo de huir de la realidad con este personaje, no sabían sus jueces que nada había más lejos de su realidad que la vida real.

Yo
Soy en la medida en que me dejo llevar por las teclas, procuro con toda la torpeza comprensible en una advenediza, enlazar sílabas, componer palabras que se asocien entre sí expresando todo aquello que mí día a día no me permite expresar.

Desde niña me desahogué ante un folio y traté de asesinar mis recuerdos, más todo acababa siempre en una papelera, una hoguera, o en un cubo de basura, siempre hecho añicos.

Llego al mundo bloguero y monto mi primer blog en el año 2008. Luego, mi inconstancia me llevó al olvido. Volvía en el 2011 con otro, y otro blog… Pero no fue hasta el 2013 cuando surgió “La Mala Rosa”, le siguió “Subversión Labial”. No fue hasta mi colaboración para “El Poder de las Letras” desde hace dos años al que debo mi recién estrenado metodismo. He conseguido a regañadientes sentarme con periodicidad a escribir para mi cita de los viernes con los lectores.

Y hasta aquí puedo escribir, el futuro es incierto, sigo sin creer en mí misma, pero no cejo en el empeño de conseguirlo algún día.

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: