Vengo

  1.  

Vengo a descubrir el firmamento con el brillo de tus ojos.

Vengo a resurgir de las tinieblas a mi lado más mundano.

Vengo del espacio donde nada vale más que tu mirada.

Vengo a quererte, en mi soledad.

Vengo a decirte:

Te conjuro una vez más a que puebles de cariño mis entrañas somnolientas;

Que no saben qué contestar.

Vengo a quererte, en mi soledad.

Vengo de los sueños que se pierden cuando la mañana llega.

Vengo a descubrir la vida que nos queda

Cuando nos queda el final.

Vengo en silencio, sin mirar atrás.

Vengo a quererte, en mi soledad.

Vengo a quererte, un poco más.

Vengo de escribir en mi diario lo mucho que me he perdido;

Vengo del destino que las brujas me impidieron recordar,

Vengo de mazmorras llenas de supurantes miedos,

Vengo de sus ruinas, de morar en mi ataúd.

Vengo de la parte del silencio donde grita la locura,

Vengo del suspiro de un segundo atrapado en su oquedad

Vengo del cristal del tiempo.

Vengo a quererte en mi soledad.

Vengo de la intensa ola donde mi ancla no trasfonda

Vengo de su arrastre, de la tempestad.

Vengo de la brisa pasajera que se confundió de más.

Vengo a quererte en mi soledad.

Vengo a recorrer todas las historias que no tuvieron su final

Para demostrar que todo sale si lo que se quiere es ganar.

Vengo a recordarte que mi vida siempre contigo estará,

Vengo a respirarte en mi soledad.

 

Vengo de inundarme en el mar de tus ojos

Que no saben naufragar,

Vengo de volverme loco entre mis ronquidos.

Vengo del amargo del derrote, del cansino caminar;

Vengo a quererte en mi soledad.

Vengo a recorrer todas las historias que no tuvieron su final

Vengo a demostrar que todo sale si lo que se quiere es ganar

Vengo a recordarte que mi vida siempre contigo estará.

Vengo a quererte en mi soledad.

Vengo de inundarme en el mar de tus ojos

Que no saben naufragar,

Vengo de volverme loco entre mis ronquidos.

Vengo del amargo del derrote, del cansino caminar;

Vengo a quererte en mi soledad.

Vengo a pedirle al dios del viento que me deje de volar

Vengo a perderme en la realidad

Vengo ver las nubes bailar al compás del viento

Vengo a ver sincero que el cierzo ha de pasar

Vengo a quererte en soledad.

Vengo a jurarme en silencio que la vida

Va para adelante

Vengo a sonreír al diablo de papel

Vengo a burlar a la soledad.

Vengo a quererte Soledad.

Vengo a conjurarme del quejío del que clama libertad

Vengo de tarantos, de la isla del Camarón.

Vengo repleto de tambores que inundan de crujíos la solana al despertar.

Vengo a quererte en soledad.

Vengo a adorarte mi libertad.

 

Vengo de los sueños donde vive Peter Pan

Vengo del clamor de unos cristales que rompen el corazón

Vengo de la duna y la palmera

Del abismo de Satán

Vengo de la ruina palaciega

De creerme algún Don Juan.

Vengo del agitar del agua malamente

Vengo a sufrir su voluntad.

Vengo a quererte en mi soledad.

Vengo a quererte…

Vengo a olvidarme del podrido cerebro

Que busca lujuria, sombra y miseria.

Vengo del quebranto, de los cirios;

Del saber que no vendrá.

Vengo del compás de las miradas

Las que no saben menguar,

Vengo del tumulto de las hadas,

Del sueño, del miedo al qué dirán.

Vengo a quererte en mi soledad.

Vengo sufrido del sueño a despertar.

Vengo del oscuro del sabor de los amargos

Vengo del quebranto de verte caminar

Vengo a quererte en mi soledad.

Vengo de estibar en los bancales la cruda realidad,

Vengo de la esquilma de un pasado

Que sé que nunca volverá.

Vengo de suplir en los silencios

La amalgama de la sien,

Vengo de la lucha de la ducha

Cuando no se quiere ser.

Vengo a quererte en mi soledad.

Vengo a quererte en mi soledad

Vengo al dolor de los tarantos

Al saber que nada canté,

Vengo de rodillas a decirte

Que sin ti quiero morir.

Vengo a quererte en mi soledad.

Vengo a recorrer todas las historias que no tuvieron su final

Para demostrar que todo sale si lo que se quiere es ganar

Vengo a recordarte que mi vida siempre contigo estará

Vengo a respirarte en mi soledad.

Vengo de inundarme en el mar de tus ojos

Que no saben naufragar,

Vengo de volverme loco entre mis ronquidos.

Vengo del amargo del derrote, del cansino caminar;

Vengo a quererte en mi soledad.

Vengo a pedirle al dios del viento que me deje de volar

Vengo a perderme en la realidad

Vengo ver las nubes bailar al compás del viento

Vengo a ver sincero que el cierzo ha de pasar

Vengo a quererte en soledad.

Vengo a jurarme en silencio que la vida

Va para adelante

Vengo a sonreír al diablo de papel

Vengo a burlar a la soledad.

Vengo a quererte Soledad.

Vengo a conjurarme del quejío del que clama libertad

Vengo de tarantos, de la isla del Camarón.

Vengo repleto de tambores que inundan de crujíos la solana al despertar.

Vengo a quererte en soledad.

Vengo a adorarte mi libertad.

Vengo de estrujarme las entrañas,

De encontrar versos a ciegas.

Vengo de la pluma y el tintero, del papel que no escribí.

Vendo de dormir en el alambre,

De acartonarme en tu portal,

Vengo de los sueños donde vive Peter pan.

Vengo del clamor de unos cristales que rompen el corazón,

Vengo de la duna y la palmera

Del abismo de Satán.

Vengo de la ruina palaciega

De buscar algún don Juan.

Vengo del agitar del agua malamente

Vengo a sufrir su voluntad.

Vengo a quererte en mi soledad.

Vengo a quererte…

Vengo a olvidarme del podrido cerebro

Que busca lujuria, sombra y miseria.

Vengo del quebranto, de los cirios;

Del saber que no vendrá.

Vengo del compás de las miradas

Las que no saben menguar,

Vengo del tumulto de las hadas,

Del sueño, del miedo al qué dirán.

Vengo a quererte en mi soledad

Vengo sufrido a despertar.

Vengo del oscuro, del sabor de los amargos,

Vengo del quebranto de verte caminar.

Vengo a quererte en mi soledad.

Vengo de estibar en los bancales la cruda realidad,

Vengo de la esquilma de un pasado

Que sé que nunca volverá.

Vengo de suplir en los silencios

La amalgama de la sien,

Vengo de la lucha de la ducha

Cuando no se quiere ser.

Vengo a quererte en mi soledad.

Vengo a quererte en mi soledad

Vengo al dolor de los tarantos

Al saber que no canté,

Vengo de rodillas a decirte

Que sin ti quiero morir.

Que sin ti quiero morir.

Vengo a quererte en mi soledad.

 

Vengo del Rosendo, del Kutxi, del Enrique y del Roberto.

2 comentarios en “Vengo

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: