Una misma luz

 

 

 

Suspendida en la inmensidad de un nuevo cosmos,

me sorprende el crepúsculo

absorbiendo suspiros galácticos que nacen de mis sueños.

Me adentro

y me envuelvo en la nebulosa que en torno a mí se forma.

Me percibo,

Soy,

Ser sin forma material.

Sé,

intuyo que estoy.

Soy,

me muevo,

palpito,

me entrego a la ensoñación.

Vivo en mi visión,

me sumerjo en una dimensión en que las formas desparecen

y dan lugar a neblina multicolor

que lunas y soles desprenden

junto a millones de estrellas fugaces cumpliendo deseos

danzando en sincronía perfecta

al compás del sonido del Universo.

Me rodean y envuelven en un torbellino de luz

y no puedo resistir la invitación

y me entrego por completo a la danza

y fluyo

en la explosión lumínica que se abre

y se expande

y se propaga

y la emoción se acrecienta

y los sentidos todos se agudizan,

sensibilidad extrema del alma se apodera

Me sé,

siento cómo el lugar que ocupa el corazón se acelera,

intuyo su latido

y fluyo

y fluyo

y me dejo llevar hacia otra dimensión

en la que el tiempo en el espacio se funde.

Sigo suspendida sin ver,

intuyendo mi Ser

y soy allá un punto más con miles

y millones de puntos brillando

juntos en una misma luz en el Universo danzando.

 

 

@Marina Collado

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.