Recibió como regalo un beso.

Y beso sus labios.

Y saboreo sus besos.

Y se sacio de ellos.

 

Le pidió su cuerpo.

Y le entregó su alma.

Y latió su pecho.

Y palpito su sexo.

Y se estremeció su cuerpo.

Y se empapo de ella.

E inhalo su aroma.

 

Supo que era suyo.

Y le acaricio la espalda.

Y se apretó a el.

Y le sintió en su ser.

Y suspiro de placer.

Y se dejo llevar.

 

Le pidió otro beso.

Y le miro a los ojos.

Y sonrió contenta.

Y se mordió el labio.

Y lo enamoro de nuevo.

 

©Antonio Caro Escobar