Un loco capitán

Carmen Chami
Óleo de Carmen Chami

También en la locura se puede soñar con un mar…

 

¿Qué diablos está pasando?
¿Quién se llevo mi tripulación?…

Saben que soy un marino con mucha habilidad y a prueba me han querido poner,
creen que podran conmigo, incautos jodidos míos.
Escondieron el océano dejando mi barca sobre un piso, porque hasta la arena
se han llevado, ya no veo el cielo azul, ni los pelícanos volar, seguro los siguieron
para así lograr la broma más pesada por la cual enfurezca yo.
Se aburrirán de mi paciencia, estaré sentado en mi galeón esperando que vuelvan.
Nadie me quitará el honor de volver a viajar alrededor del mar como lo hice antes,
buscaré la sirena que me fue infiel con Neptuno y le arrancaré de sus brazos
para después arrancarle el corazón, ese que a mi no me dió.
…El tiempo pasó y este capitán enfureció ante la negativa de devolverle su
mar, su arena con sal y el cielo azul con pelícanos para volver a navegar.
Bajó del galeón, lo arrastró y en las paredes lo destrozó, contra el suelo lo golpeó
hasta dañar la madera del piso. Su locura llegó al límite, no había opción,
tres no fueron suficientes para detenerle y sujetarlo con las camisa de fuerza.
Por fin fuera de combate sobre el piso, mientras una inyección calmante entraba
por sus venas, al son de los gritos; mal paridos piratas enemigos!
me vencieron en esta ocasión, pero volveré más fuerte y les venceré.
Dormido quedó por varias horas, ahora que despertó, todo quedó en el olvido
no recordo ser capitán, tampoco pensó más en el mar y sigue su vida normal
dentro de aquel manicomio.

Xavier H.© 2015

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: