Tumbado al fresco

Tumbado al fresco

Se tumbó al fresco, a contar las primaveras.

Restando inviernos.

Sumando nieblas.

Se relajó al extremo, de no sentir las ofensas.

Restando verbos.

Sumando ideas.

 

No llegó al verano.

Pero disfrutó el otoño.

Sin obviar las fechas.

 

Poco queda,

le recuerda la herida que duele,

que engancha, que supura, que no marcha.

 

Se tumbó al fresco, deseando seguir viviendo.

Aunque fuera solo.

Aunque no supiera.

By Miriam Giménez Porcel.

 

1 comentario en “Tumbado al fresco

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: