PROSA POÉTICA

Tu nombre

 

Y fue cuando miré tu sonrisa, en la lejanía, cuando tuve claro que había entre esos labios:

Ironía cada día. Unos cuantos elogios, y todo lo demás mentiras.

Y fue cuando relajé el cuerpo, dejé caer mi peso en esta historia, cuando tuve claro que jamás me amarías.

Ni un segundo de tu tiempo, sería mío.

Ni una hora de mi vida seria tuya.

Y fue así, sin más, que te dije adiós, esperando que imploraras que volviera.

Aun creía en la solvencia de tus besos, aun pensaba que las caricias eran ciertas.

No viniste, no llegaste ni acercarte, sonreiste y muy clarito me dijiste:

estúpida y necia, soy yo el que no te amo.

Y fue cuando se desmontó la baraja, me solté de tu mano.

La que no sujetaba.

By Miriam Giménez Porcel.

Un Comentario

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: