A media noche
Entre la compañía fiel de una pluma y un trozo virgen de papel, intento transformarte de letras en piel, de letras en verdad.
Si por una noche tan sólo
Tuvieras entre tus manos mi cuerpo
Condenado de por vida estarías
Con la sentencia eterna de no poder olvidarme
Con la penitencia diaria de pagar con una fracción de tu vida
El ansiar también mi alma
Y no alcanzar a poseerme
Si tan sólo probaras mi néctar
Nunca, nunca podrías olvidarme
♥♥♥♥♥♥♥♥
Cuando la soledad estaba a punto de volverse eterna,
entraste sin pedir permiso y la echaste por la puerta.
Estuvo a un momento de cegar mi vida y tú en un instante creaste nuevas dichas.
Hoy tú aquí, junto a mi con la promesa clara de nunca abandonarme,
con la dicha divina de para mí quedarte.
♥♥♥♥♥♥♥♥
Un beso
Un gran beso
Ansiado y no robado
Que esperará por más de trescientas horas
Esperará un vuelo de ida y otro de vuelta
El beso que tan rogado se tornó en tan postergado
Qué sucesos se cruzarán entre vuelo y vuelo
Acaso ella guardará ese tan mencionado
O sus labios borrarán la miel que, para él, habían tal vez guardado