Viajar, pasar de un lado a otro, caminar, transitar, querer cambiar aquella prisión que nos ha tocado vivir.
Querer hacer del mundo, un mundo nuevo, soñar sin peligro a fallecer, tener paciencia al sentir fuera de tu nuevo entorno la vida.
Padecer al escuchar la palabra muerte, sin solución a la sanación, sin vacuna para la curación.
Tener expectativas de libertad y querer avanzar sin miedo, eso es transitar a un mundo nuevo, sin duda a enfermar.
Vivir en el amor, sentir con la verdad y actuar sensatamente con nuestra frágil libertad.

Adelina GN