Toma mi mano

Toma mi mano.

Caminemos juntos por el tiempo que está destinado a nosotros dos siendo uno sólo.

Minutos enteros de desamor para ambos han pasado, minutos eternos de esperar por una caricia hacia el alma y hacia la piel.

Es nuestro momento bésame y llévame a acariciar el cielo, como lo lograste en nuestra primera vez.

Yo lo mismo haré por ti.
Te tomaré y me entregaré. Quiero ser tu paz, tu frescura y tu alegría.

Quiero ser esa risa tonta que se escapa a media mañana.

Besa mi espalda, toma mi mano, goza mi aliento y ama mi cuerpo.

¿Qué nos espera más adelante?
Eso no importa. Mucho antes de «tú y yo» ya tuvimos expectativa por un futuro que para ninguno de los dos llegó.

Enlaza tu mano y la mía, tu boca y la mía, tu piel y mi piel y aferrarte a este presente que es lo único que nos pertenece.

Tuya aquí y ahora.

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.