Tierra de efímeras esperanzas…

 

Miradas clavadas en aquella valla que más de diez metros alcanza, como frontera metálica que separa
esa tierra de falsas promesas, como de efímeras esperanzas que caerán a sus espaldas si logran cruzarla.
Trazando en la arena el plan de batalla para asaltarla, escondiendo entre ellos las miradas que guardan
su miedo, masticando sus rezos de palabras calladas, buscando su suerte para no ser cualquiera de ellos
quien quede prisionero entre las vallas o entre aquellos guardias que inquietos pasean.
Envueltos entre el ruido que destroza sus almas, mientras algunos chistean para que consigan callar a
ese bebe que llora, nacido hace pocas semanas, mientras su madre ya escuálida, le amamanta tratando
de engañar ese pequeño estomago con esa leche materna que tan poco aporta,  como el agua.
Entre gemidos se calla, evitando el peligro de ser descubiertos, por militares del ejército de ese lado
donde se encuentran, que solo esperan no verles de vuelta, mientras trapichean con todo aquello que
logre dejarles ese dinero que haga más digno su sueldo.
La tarde se acalla, apostados esperan rodeados de una tensa calma, mientras uno de ellos, en
incursiones esporádicas trata con esa herramienta de manera artesanal creada, establecer el camino
para que solo  aquellos a los que sus fuerzas flaquean,  puedan al menos adentrarse en esa franja donde
nadie gobierna.
Llega el cambio de guardia, el momento de guerra,  el intento de nuevo de alcanzar esa tierra de falsas
promesas, cuando la noche ya ocupa por completo ese cielo.
Solo se lanzan en pequeñas bandadas con el firme intento de acabar su viaje, de llegar unos pocos a esa
tierra prometida, donde no huir de las guerras, de su propia miseria, donde habitan esperanzas
efímeras…

Eterno aprendiz de escritor, poeta o como pueda llamarse.
Ya que esta afición lleva acompañándome desde mis tiempos de escuela.
También es un medio para evadirse de esta realidad que en ocasiones pesa..

4 comentarios en “Tierra de efímeras esperanzas…”

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: