TEN AMIGOS PARA ESTO

Los tres amigos llegaron a la puerta del bar entre bromas y risas. De repente, uno miró a su alrededor.

—¿Dónde se ha metido Roy?

Los demás se encogieron de hombros.

—No sé, Alex, veníamos los cuatro en el coche y, de repente, ya no está…

—¡Voy a buscarle! —exclamó uno trotando de vuelta al coche.

—Se habrá quedado hablando por el móvil, como si lo viera… —comentó Alex sacudiendo la cabeza.

—Pues espero que no tarde, porque estoy deseando que me cuente lo del teatro del otro día… ¡Mira, ahí vuelve Javi!

En efecto, el joven regresaba corriendo por la otra acera.

—¡Roy no viene! —exclamó antes de llegar.

Sus compañeros pusieron cara de contrariedad.

—¿Cómo? —preguntó Alex— ¿Por qué?

Javi llegó junto a los demás y se encogió de hombros.

—Resulta que ha sobrevivido al accidente, será mejor que no le esperemos.

—¿En serio? ¡Si siempre vamos juntos a todas partes!

—¡Joder, no se puede contar con él para nada! —exclamó Alex— Ten amigos para esto…

©Vanessa Requena

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.