Yo te deseo, no hoy. Todo la vida.

Yo te deseo, no hoy. Todo la vida.

Hoy te deseo que te asomes a la ventana y recuerdes tu paso impregnando las páginas de la historia.

Que recuerdes que naciste “para dar a luz”, para esperar en un rincón, que fuiste un ser de “cabellos largos e ideas cortas”, que hubo quienes creían que eres una posesión y nada más.

Hoy te deseo que mires el camino que abandones la ventana y salgas por una gran puerta a contemplar el camino que has andado, que lo abraces trayendo su vida al presente; tomando fuerza y plenitud de cada una de tus lágrimas, de cada dolor, de cada ilusión apagada, de los malos tratos, del pie masculino que pisaba tu cuello, de la prohibición del voto, del golpe que inundó tu cuerpo y de cada hora escondida en el cajón de la marginación sexual.

Hoy te deseo que viendo tu historia recuerdes los días en que surgiste al mundo, en que estudiaste lo que más amabas, en que cortaste tu cabello como signo de un despertar, en que desposaste al hombre que por elección amaste, en que tomaste las riendas de una empresa y la llevaste al éxito, en que aprendiste que la grandeza del alma no es cuestión de sexo, sino de esperanza.

Hoy te deseo mujer, en este Siglo XXI, que vagues y encuentres dentro de ti un espíritu libre y pleno en felicidad, que muevas el mundo con afanes positivos; que seas madre, esposa, amante o solitaria por una decisión propia y no por imposición, que encuentres el amor infinito y lo eleves hasta alcanzar las estrellas.

También te deseo que dejes de esperar al amor de tu vida antes de amarte a ti misma, que el legado de amor que heredes sea de mujeres y hombres capaces de transformar el universo, y sobre todo; deseo que trasciendas en esta y en otras vidas hacia la luz infinita que es la que te regala la aventura de vivir.

Yo te deseo, que hoy inicies una nueva historia en tu vida.

Una que continúe los trescientos sesenta y cinco días del año.

Una historia en la que, más que mujer (sexo femenino), te descubras parte de una humanidad en la que pides y otorgas respeto, en este mundo en el que como persona recibes amor infinito y regresas amor infinito.

Te deseo que encuentres al complemento en perfección para tu alma, siendo tú el complemento también.

Te deseo que se detenga definitivamente la violencia aprisionada contra tu cuerpo y tu alma, y que tú misma seas paz y calidez hacia las otras almas.

Te deseo igual, sin importar raza, religión, cultura o tiempo. Que seas persona infinita, que seas el mejor ser humano.

Que seas luz para ti y para el mundo entero.

Hoy 8 de marzo y el resto de nuestras vidas en este tiempo.

1 comentario en “Yo te deseo, no hoy. Todo la vida.

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto: