De no encontrar el lugar donde contigo huir

tarde o temprano yo, perderé la razón.

Porque cada día muero por navegar sobre el mar de tus ojos,

sentir cómo la brisa siente al mecer tu pelo

y naufragar en la orilla de tu boca.

si tú no estás ahí,

ya de nada serviría la palabra amor.

Gustavo García Pradillo