• RELATOS

    ¡PÁNICO!

    Desperté, no recordaba nada, sólo sentía un fuego abrasador en las sienes y un terrible dolor en las muñecas, la frase: «Después te hallarás mucho mejor», repitiéndose una y otra vez en mi cabeza como si alguien me lo estuviera…