En un barrio muy bueno – Diario de yo

En una oficina de registro, un profesor y un abogado, en un barrio muy bueno, debaten, jocosos, las maldades del funcionariado.


Conciliador les tranquilizo con un somero “menos mal que contamos con políticos, banqueros y grandes empresarios para compensar la situación”. 
Muy sonrientes volvemos a nuestros quehaceres: yo a mi lectura; ellos a su brillante carrera en el mundo de la comedia.

Desde el cariño. Vaya eso por delante.


Y sí, la cabra tira al monte. Cada cual que encuentre la paz donde mejor le parezca.

Carlos Bueno-León

Llevo toda la vida ligado a la literatura y la música y no siempre en ese orden.

En la actualidad colaboro, además de con mis relatos y poesía, como ensayista y crítico musical con diversas publicaciones periódicas.
La mejor manera de ver algunas de las cosas que hago es visitar mi perfil de facebook, mi blog y, tal vez, leer alguna de mis colaboraciones en otros medios:

https://carlosbueno-leon.blogspot.com.es/

https://www.facebook.com/profile.php?id=100010679792697

http://www.revistalaocaloca.com/author/miguelcastro/

http://rockandblog.net/author/miguelcastro/

En estos tiempos de famosos que publican, jammers, slammers, youtubers, influencers y demás, me gusta considerarme, simplemente, escritor.

Cómo me gustaría

Cómo me gustaría

Diario de yo XXIX

Hoy me he acordado de aquella frase tuya. Tenías muchas, no lo negaré, pero aquella era especial, impactante y divertida.

Tú no estabas bien, yo no estaba bien, el mundo no estaba bien. Tú no lo sabías, yo tampoco. Yo pasaba mis días y mis noches alejado de ti, de mí, del mundo. Me dedicaba a explorar todo lo que se podía explorar. Yo lo sabía, tú no. La vida era entonces un tren sin puertas, sin asientos, sin paredes. Nadie lo sabía mejor que tú y yo. Pero ni siquiera ese conocimiento, esa mezcla de intuición y experiencia podía juntarnos. Si era complicado hacernos coincidir en la misma habitación al mismo tiempo, llegar a comunicarnos como seres civilizados era el paso que sigue a la utopía, a la ensoñación del borracho y a la consciencia del enfermo. Tu sexto sentido te hacía caer una y otra vez del tren. Te aferrabas con las uñas al suelo que, traicionero, se agitaba bajo tus pies.

Enfermedad y autodestrucción

¡Cómo me gustaría verte coger un libro!

Y a mí, mamá. A mí también me gustaría.

 

Llevo toda la vida ligado a la literatura y la música y no siempre en ese orden.

En la actualidad colaboro, además de con mis relatos y poesía, como ensayista y crítico musical con diversas publicaciones periódicas.
La mejor manera de ver algunas de las cosas que hago es visitar mi perfil de facebook, mi blog y, tal vez, leer alguna de mis colaboraciones en otros medios:

https://carlosbueno-leon.blogspot.com.es/

https://www.facebook.com/profile.php?id=100010679792697

http://www.revistalaocaloca.com/author/miguelcastro/

http://rockandblog.net/author/miguelcastro/

En estos tiempos de famosos que publican, jammers, slammers, youtubers, influencers y demás, me gusta considerarme, simplemente, escritor.

Joanna Alabaina

JOANNA

Voy a tener que hacer algo

con ese gato. Ya es el tercer reloj que destroza. Parece que le divierte joderme. Bien jodida. Abad, Abadía. Igual que en misa. Liturgia. Y una mierda. No me hace ni caso. El gato del cura. Ahí es . Y yo la sobrina. Luego la tripa, los vómitos y el episcopado. Que le mandaban a no sé dónde. Que todo iría bien. Que no me preocupara por nada. Estoy apañada. Tengo la casa llena de mierda y orines. Aizaga, Ajofrín, Alabaina. Ya veré luego qué hacemos con el puto gato.

 

La máquina.

 

Albertín, Alberto. Era torero. Alberto. Bertín. Chusquita. Así me decía que le llamaban. Que salía en hombros. Cada noche.

No.

 

Valiente hijo de perra. Albornoz. Lleno de sangre. Una mala cogida. Eso me contó. Alburquerque, Acelaín, Acera, Acero. Los que le sacaron de la cama, en hombros, a ostias, no eran rejoneadores precisamente. Nada de puerta grande. Directo por la ventana.

No funciona.

 

Baeza, Baga, Bagá, Bagaría, Bagur, Bahamonde, Bailén.

Bailén. Sí, Bailén. ¿Eso importa?

 

Barberá, Barberena, Barbés, Barbier, Barbo, Barcáiztegui, Barceló, Barcelona, Barco, Barnuevo, Baró, Baroja, Barón, Barra, Barrachina, Barral, Barranco. Esa va por ti, Chusquita.

Sí. En efectivo.

 

Bretón, Briones, Brotón, Bruguera, Brugueras, Bueno.

Bueno. No. Me lo ha devuelto. Pero no funciona.

 

Burgos, Burguera, Burrell.

Eso mismo. Que no funciona. Que he tocado la pantalla, he colocado mi tarjeta.

 

Busquets, Bustamante, Busto, Busto, Bustos. Podías ayudarme de una puta vez. Y dejar de mirarme las tetas. Joder. ¿Es que son las primeras que ves?

Sí. Dije eso. Efectivo. Puse la tarjeta de transporte. En el cajetín. Diez viajes. Dinero en la ranura. Ni puto caso.

 

Cabanillas, Cabañas, Cabello, Cabezas, Cabezón.

Perdone. Ya me imagino.

 

Carreras, Carrillo, Carrión, Carvajal.

Sí. A mí también. Pero para eso haría falta tener otro sitio en el que estar.

 

Castro, Catalá, Catalán, Cavia, Cazorla. ¡De qué te ríes, anormal!

Sí. Claro. Cea, Ceballos, Cebrián, Cepeda, Cerda, siete, ocho, cuatro, nueve, tres, seis.

 

Cobos, Coch, Coche, Cocho, Coello, Coll, Cuello.

Sí. Un poco. No, no me afecta para el trabajo. Me duele. Eso es todo. Pero no se preocupe. Las camas quedan igual de bien. Claro. Entiendo. ¿Eso no son cuatro cuartos más que de costumbre? No, no estoy discutiendo. Solo digo. Echanove, Echávarri, Echegaray, Echenique, Echevarría. No, no soy nadie. No, no dirijo nada. Sí señor.

 

No sé. Escobal, Escobar. No. No me gusta. Escobedo, Escolano, Escrivá. Qué tal si te metes en tus asuntos. Escudero, Eslava, Espada. ¿Una zorra? Claro.

 

Busca bajo mi falda. Espasa, Espinosa, Esquerdo. Siempre encuentro algo. Fabián. Habría sido un nombre bonito. Faborena, Fabré, Fábregas, Fafián. Ni siquiera sé si habría sido niño. Fagúndez, Fajardo. No era mal tipo. Fajardo. El padre Fajardo. Su hijo podría haberlo sido también. Mala suerte. Falces, Falcines, Falcón, Falero. O alguien. Farrés, Fau, Faura, Faus. Fe. Esa sí que es buena. Y, si no encuentro, vuelvo a empezar. No tardo demasiado. Felipe, Felis, Feliu, Feliz. No me hagas reír.

Busca bajo mi falda
                            Mi humilde contribución al RETO

 

Espero que hoy no venga el anormal del encargado. Me ha hecho gracia el del Metro. Godoy, Goicoechea, Goiri, Golfín. Quedó en llamar. No sé. Parece un tipo malo. De verdad. Goyeneche, Gramunt, Granada, Grande. Grandes. Mejor así; prefiero saber a qué atenerme. Amistad, amor y otras movidas. Hedilla, Hera, Heras, Hermosa, Hermosilla. No me interesa. Que le pregunten al cura. O a Fabián. O al Chusquita. O a mis compañeras del curro.

 

Ya está aquí. Ibán, Ibáñez. El encargado. Idígoras, Iglesias, Igual. Mala suerte. Tampoco pasa nada. Todos se parecen. Ildefonso, Illa, Illera. Mañana vuelvo. Al Metro. A las habitaciones de hotel, a los váteres del Galaxia y a la mierda que esparcen los que no tienen que trabajar. ¿Qué lleva en la mano? ¿Una botella? Bien hecho. El vino del jefe siempre viene bien.

 

Jara, Jarreta, Jas, Jáuregui. Mañana lo conseguiré. Jaymes, Jerez, Jijón, Jiménez. Mañana llegaré hasta la zeta. Jimeno, Jirón, Joanna. Mañana.

 

 

Carlos Bueno-León

Llevo toda la vida ligado a la literatura y la música y no siempre en ese orden.

En la actualidad colaboro, además de con mis relatos y poesía, como ensayista y crítico musical con diversas publicaciones periódicas.
La mejor manera de ver algunas de las cosas que hago es visitar mi perfil de facebook, mi blog y, tal vez, leer alguna de mis colaboraciones en otros medios:

https://carlosbueno-leon.blogspot.com.es/

https://www.facebook.com/profile.php?id=100010679792697

http://www.revistalaocaloca.com/author/miguelcastro/

http://rockandblog.net/author/miguelcastro/

En estos tiempos de famosos que publican, jammers, slammers, youtubers, influencers y demás, me gusta considerarme, simplemente, escritor.

A %d blogueros les gusta esto: