Amor_vida

Es sagrada la vida

Que entre tus manos

Cobijas.

Es el amor que te mueve

Cuando le das alimento

Es cariño y ternura

Cuando le acunas

Es hermoso cuando

Alumbra vida

Y lames tu propia sangre

Hermosa naturaleza

Explendoroso

Sentido

Naturaleza

Que bulle

En pleno explendor

Marijose

En el iris de tus ojos

 

EN EL IRIS DE TUS OJOS

Contemplo el suave oscilar de tus pupilas en la penumbra del cuarto, tan solo iluminado por las llamas vacilantes de un fuego que arde en la chimenea, después de habernos incendiado a los dos. En la calma que nace tras la tormenta, soy capaz de apreciar en tu mirada la misma ilusión prendida que emanara de tus ojos tantos años atrás. Relajada, sosegada por tus suaves caricias sobre mi costado haciéndome erizar la piel, me pierdo en el profundo ámbar de tu iris que, sin querer, genera plácidas evocaciones a atardeceres sin final en alguna selva densa y agreste.

En ellos me pierdo como un explorador en la Amazonia, en un mundo de recuerdos donde el tiempo se detiene cada vez que atraviesas el umbral con los pies descalzos. A través de su grata transparencia puedo evocar aún las sensaciones del primer beso, de nuestra primera noche juntos, de la vez primera en que hicimos el amor entretejidos con virutas de deseo. Soy capaz de ver nuestra primera discusión, el primer día alejados, el nacimiento de nuestro hijo y la ternura de tus ásperas manos que se volvían de seda a cada instante. Lo veo todo y, a pesar del tiempo transcurrido, aún brilla la ilusión en tu mirada, aún provocas en mí ese eterno escalofrío que me sacude como un terremoto de la cabeza a los pies, aún el ascua se mantiene prendida entre nosotros.

En el fulgente espejo ambarino de tu mirada, contemplo mi reflejo enturbiado por una pasión intacta después de tanto usarla. Y se obra la magia de poder verme a través de tus ojos e imaginarme, aunque solo sea por unos instantes, realmente tan bella como tú me ves. Quisiera evadirme del mundo real y alojarme para siempre en ese cosmos alternativo donde nacen las estrellas tras cada combustión espontánea que entre nosotros, con cariño, llamamos orgasmo. Quisiera quedar perdida en la selva virgen de tu mirar, libre de cualquier peligro, a salvo de mi crueldad.

Y es que no encuentro un lugar más bonito donde perderme que en el iris desvaído de tus ojos.

Sexo brutal sobre los trenes del tiempo / Gocho Versolari, Poeta.

 

 

 

Tardes azules atraviesan
los trenes del estío.
En algún recodo del acero te desnudas
y la blancura de tu carne
desafía al metal.
Tardes doradas atraviesan
los trenes del otoño.
Te amarro las muñecas
te amarro los tobillos. Me pides
que te penetre en cruz.
Tardes escarchadas atraviesan
los trenes del invierno.
No hay poseedor ni poseído
en la desembocadura de los éxtasis.
Ríos que confluyen en mares de vacíos.
Desnudez líquida que empapa mis sentidos.
Vuelves a armarte
luego del viaje al país de los orgasmos.
Lentamente
tus senos,
tu ombligo,
el silencio de tu sexo.
tus manos, tus plantas
y el pájaro de tu desnudez
que vuelve a revolotear en mi entrepierna..
Tardes con brotes verdes atraviesan
los trenes iniciales
de una sedosa primavera.

cd227ae8c640cc23a367f4c2b542da0co

GOCHO VERSOLARI

A %d blogueros les gusta esto: