SU PROPIA CARCEL/Adelina GN

SU PROPIA CARCEL

Amigos y familiares no querían darse por vencidos, pero en ocasiones arrojaban las armas, cansados y agotados de no poder conseguir entrar y tocar la fibra de su sensibilidad. Ella en su afán para no verlos, ladeaba la cabeza como ignorando a los que querían escoltar sus sentimientos hasta el final.

Su mente se deterioraba, los días estaban contados para ella, físicamente continuaría tan bella, pero el escudo que la apartaba del mundo seguiría exiliando sus recuerdos, nada recordaría, el fin de su vida estaría envuelto de una sombra muda, que ni mención haría de todo lo que había vivido.

Un día todo cambiaría, su energía se debilitaría, dándole paso a una ignorada ternura que facilitaría a los de su alrededor los cuidados que necesitaría. Aceptando sin saberlo aquel acercamiento que un día rechazaba, volvería a ser ella misma, pero no lo sabía, solamente sentiría que algo en su interior no funcionaba y que sin querer olvidaba el cariño que a los suyos siempre regalaba.

©Adelina GN

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.