Su propia ballena - Página de escritores

Su propia ballena

Claudia observa en silencio el movimiento de los curiosos en la playa.

Es un día de intenso calor.

Todos sacan fotos, filman, o simplemente se acercan a observar.

Hay una ballena muerta, yace a la orilla del mar.

Todos ven a esa ballena muerta, sin embargo ella ve a Carlos.

Hace dos años, también en un caluroso día de verano, así como a la ballena, encontró a Carlos, su esposo.

En lugar de querer salir del mar, él intentaba salir de la cama.

Al igual que la ballena, él había sido inmenso, poderoso, imponente.

Claudia le había temido por años, los golpes, los gritos, las humillaciones, el dolor que Carlos dejaba ahora en sus recuerdos, se hallaban representados en aquel inerte animal.

Ambos fueron seres impresionantes,y ya no hacían sentir disminuido a nadie.La muerte se los demostró: Eran igual de débiles que los demás seres del planeta.

Todos corren, sacan fotos, filman y miran.

Claudia inmóvil solo siente el sol que la abraza de un nuevo verano, y se inunda de los recuerdos de su propia ballena muerta.

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestra página

Te has suscrito correctamente al boletín

Se produjo un error al intentar enviar tu solicitud. Inténtalo de nuevo.

Página de escritores will use the information you provide on this form to be in touch with you and to provide updates and marketing.