Su momento

Dejó de pasar páginas.
Dejó de crear historias
Dejo de soñarse grande.
Para empezar a saberse pequeña.
Dejó de gritar al cielo
Dejó de callar silencios
Dejó de pensar en todos
Para empezar a creer en ella.
Dejó que fuera su historia, su sueño, su risa, su templo la que le guiará y dijera quiero.
Dejó de hacer preguntas

a quien no contestaba debo.

Se dejó llevar sin pensar y comenzó a pensar en serio.

By Miriam Giménez Porcel.

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: