Sorpresa

Grata sorpresa es aquella, que irrumpe entre la escarcha de esta noche gélida.

Al mismo tiempo que me envuelve un aroma conocido por mí y consigue hacer surgir una dulce sonrisa en mis labios.

Como también una pelea con esa parte escéptica, deseando que no vuelva a ser un espejismo.

Sin ser capaz de evitar que en mí suspiro una pregunta viaje dirección a esa luna que adoras.

Y en la comisura de mis labios en cambio, prendido quedó un nuevo “cuanto te he echado de menos” y se activan sin quererlo, un racimo de lágrimas.

Al menos, servirán como alentadoras gotas de agua para esas semillas sembradas y que parecen no terminar de germinar.

Ojalá les ayude en su tránsito hasta florecer ese poso de felicidad con el que nacen, incrementado, en el lento transcurso de mis mejillas.

Esperando que la crudeza de este invierno; mostrado en los brillantes reflejos del hielo sobre el suelo; no las llegue a congelar.

Pues no recuerdo cuando la cencellada se hizo dueña de este espacio.

Ni cuando los amaneceres se vistieron de brevedad, entregándose a esa densa niebla que veloz aparece y el sol, no llega a disipar.

Circunstancia que no difiere y deja intacta la emoción que vive, en cuantas conversaciones mantenemos.

Donde nada cuesta reconocerte y percibir la esencia de ese niño de letras, al que siempre añado el artículo mi.

El mismo, que va ganando dosis de mi admiración ante su forma de reponerse, a ese descubrimiento una mañana, al despertar, y ser consciente de que todo su mundo estaba en guerra.

Ese mismo que tiene una parte de su alma compuesta de letras, donde resido esperando siempre escuchar su peculiar forma de llamarme.

Incluso diría que esta helada brisa, actúa como si hubiera recibido la orden de traer su voz …

“Alza la vista mi querida musa “

Y más potente llega ese aroma, que es el gen de mi existencia.

Perfume de fresca tinta…

Perfume que llega mezclado con una delicada llovizna que, rápidamente cala mi cuerpo, mis ropas…

Formando un pequeño charco donde poco a poco aparece mi reflejo, donde se diluye la posibilidad de que ser esto un nuevo espejismo.

Pues al verme por completo mi imagen, luce más bella que nunca.

Y entiendo sin tener que lanzar mi pregunta que indica este momento.

Se encarga de anunciarlo su otoñal mirada, su sonrisa envuelta en un gesto que siempre esconde sorpresas.

Su espera a que sea yo quien diga…

“Vas a cumplir un sueño cuya protagonista soy yo…”

Eterno aprendiz de escritor, poeta o como pueda llamarse.
Ya que esta afición lleva acompañándome desde mis tiempos de escuela.
También es un medio para evadirse de esta realidad que en ocasiones pesa..

2 comentarios en “Sorpresa

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: