Sonrisa desconocida

Conozco la sonrisa brillante de las mañanas,
las tardes melladas,
las desdentadas noches.
Sé del aullar de gigantes en lumbres de aspa de molino,
sé del letargo de los sentidos entre el estruendo de monedas,
sé del néctar de las bocas
y de su aliento en la nuca,
sé de las palabras inútiles como bolitas de humo,
y de camas deshechas como lienzos desflorados,
sé de los bordes cortantes del canto herido,
sé de su demencial cordura.
Desconozco, sin embargo,
ese rostro; vagamente familiar,
que me mira a cada instante desde el espejo”

Kutxi Romero

Y quiero reconocerte, volver a sentir que eres la que eras.

Que nos conocíamos o creíamos sabernos mutuamente.

Y deseo reencontrarme de nuevo con esos labios,

sentir de nuevo aquel sabor,

que ahora se me antoja amargo.

Recuérdame quienes somos, que ahora mismo no te encuentro.

By Miriam Giménez Porcel

3 comentarios en “Sonrisa desconocida

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: