Sonríes

Sonríes y me muero.
Te miro y yo también sonrío.
Y no lo disimulo.
Me estremezco.
Con la comisura de tus labios sonriendo.
Perfectos.
Alzados, frente a frente, preparados para ser besados.
Y los muerdo.
Te tiento lento.
No voy a dejar que esa sonrisa caiga.
No dejaré de provocarte de nuevo.
Jamás.
Tus besos. Mis besos.
Sonrisas.
Cómplices de lo nuestro.
Desprevenido, por la espalda.
Te muerdo.
Masajeo lento.
Caerás en el juego.
Sonríes y me alegro.
Te tengo.
By Miriam Giménez Porcel.




Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto: