Al rojo vivo

Arda mi corazón al rojo vivo,
como fragua que funda vil escoria;
y, en su fusión, que sienta arder la gloria
de un amor inefable y redivivo.

Arda como un volcán potente, activo,
que con su savia ígnea y amatoria
obtenga contra el ego la victoria
de un amor infinito y compasivo.

Arda mi corazón, en su epopeya,
como una bomba atómica de amor,
cual núcleo incandescente de una estrella,

o un ¡big bang! insondable y creador.
Serás, al rojo, la ignición más bella;
de toda poesía, la mejor.

 

Título: Al rojo vivo

Seudónimo: Tucarma

Nombre: Francisco Javier López Naranjo