Siempre quedarán las Vegas

Siempre quedarán las Vegas,

para que ese amor prohibido florezca.

 

Jugaremos a la ruleta,

que la fortuna decida esta apuesta,

en el que en el strip póker,

perderemos la ropa puesta.

 

En el Black Jack sacaremos las cartas,

si nos pasamos

con un beso pagaremos.

 

Los dados decidirán nuestra suerte

y juntos,

seguiremos hasta la muerte el altar,

en el que sí quiero,

sea la última baza a jugar.

 

Subiremos a la suite,

beberemos champán,

gozaremos de nuestros cuerpos

sumergidos en el spa.

 

Con un baño de espuma

sellaremos este pacto

y con sangre  besos lo firmaremos.

 

Siempre nos quedarán las vegas.

 

©Antonio Caro Escobar

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestra página

Te has suscrito correctamente al boletín

Se produjo un error al intentar enviar tu solicitud. Inténtalo de nuevo.

Página de escritores will use the information you provide on this form to be in touch with you and to provide updates and marketing.