Seres excepcionales III: Contra las huestes de lo fortuito, Síndrome de Dravet, reseña de El Reino de la Tormenta de Sol Rincón Borobia

Seres excepcionales III: Contra las huestes de lo fortuito, Síndrome de Dravet, reseña de El Reino de la Tormenta de Sol Rincón Borobia

Es conocida mi predilección por las novelas y relatos de un escritor aquejado de epilepsia como lo era Dostoievski; cuando encontré el nombre de la enfermedad en una lista de enfermedades excepcionales, desconocía la existencia de un tipo concreto de epilepsia llamado Síndrome de Dravet.
En mi aventura semanal en busca de seres excepcionales me he encontrado con Raúl, el cazador de rayos protagonista de la fantástica crónica de sus aventuras en El reino de la tormenta, en un libro-blog escrito por Sol Rincón Borobia. En él se relata la historia de un niño con síndrome de Dravet, un tipo de epilepsia poco común, a lo largo de cincuenta semanas, a lo largo de cincuenta emotivos capítulos. Sol Rincón Borobia construye punto por punto, semana tras semana, un mito alrededor del síndrome de Dravet en el que confunde realidad y ficción con la maestría de auténticos clásicos del género de la literatura fantástica como La historia Interminable de Michael Ende o Charlie y la fábrica de chocolate de Road Dahl. Raúl, junto con otros niños cazadores de rayos, será el encargado de salvar el mundo en una lucha constante e invisible para el resto de los mortales contra el malvado y caprichoso Tronan, el rey del Reino de la Tormenta, y sus constantes e imprevisibles ataques a base de rayos. Raúl no está solo, sus mejores amigos, su familia, su hermano David, su madre Piluca, Los Grandes Maestros, científicos de todo el mundo, tratarán de ayudarle a este lado de la dimensión de la vida y de proporcionarle las mejores armas, brebajes y pociones en su audaz empresa al otro lado.
Rincón Borobia ha sido capaz de componer una historia que sobrecoge por su hermosura, delicadeza, ternura e inteligencia. La narradora nos adentra en un mundo legendario en el que Raúl no deja de ser un niño y un guerrero, Bastian y Atreyu, y en el que Tronan es la metáfora más apropiada, el símbolo más acabado, para describir el proceso por el que transitan seres excepcionales como Raúl en su lucha personal contra el síndrome de Dravet. Cada alegría en la vida de Raúl es una derrota para Tronan, cada victoria de Tronan es un trofeo y un cruel botín que arrebata para coleccionar en su fortaleza. La belleza del relato es, en ocasiones, imponente y vibrante como en el capítulo XIV en el que Tronan mira una ola de mar guardada en un caja de cristal y que materializa la ausencia de conciencia del síndrome de Dravet, mientras Raúl es feliz viendo un desfile de Semana Santa en su colegio. Valga esta breve cita como ejemplo de la belleza y de la sensibilidad a la que me refiero: «Con la nariz casi pegada a una diminuta caja de cristal, el rey Tronan observaba atentamente el movimiento de una ola de mar atrapada en su interior. Hacía horas que se encontraba así, en la misma postura, de pie frente a una de las ventanas de su castillo, con el brazo en tensión y aquella delicada cajita sobre la palma de su mano. Por mucho tiempo que transcurriera y por infinitas que fueran las obligaciones que le esperaban, no podía apartar los ojos de aquella mini salpicadura salada. Sí, diríase que estaba totalmente embelesado por los retortijones con los que esa porción de agua oceánica mostraba su furia. Diríase, incluso, que se había enamorado de su persistente y salvaje cadencia marina.»
La escritura y la publicación de El Reino de la Tormenta fue una iniciativa llevada a cabo por De par en par que, con el mimo de las cosas bien hechas y el trabajo duro, han visto recompensada la inversión.
Para los interesados en echar una mano o en tirar del hilo y aprender un poco más, esta es la página web de la fundación del síndrome de Dravet:

 https://www.dravetfoundation.eu/ 

¡Todos contra Tronan!

14-la-ola
Ilustración de Matías Zabalegui: https://elreinodelatormenta.wordpress.com/2015/10/15/xiv-la-ola-2/

2 comentarios en “Seres excepcionales III: Contra las huestes de lo fortuito, Síndrome de Dravet, reseña de El Reino de la Tormenta de Sol Rincón Borobia

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: