SEPTIEMBRE

 

¡Septiembre de los lánguidos atardeceres, y ya no se deja ver correr el sudor por tu frente!

¡Ay, Septiembre de las primeras lluvias, cuando lloran los amantes por haber perdido a sus novias!

Mes en que comienza el frío su desafío, en la forma de una mágica brisa del atardecer, medio tostado, en la fina línea del horizonte de zafiro helado al fondo, que al parecer, nos impregna el valor de la belleza en lo más hondo, y al anochecer, titilan más las estrellas de la constelación de Cisne, dijo un sabihondo…

¡Ay, Septiembre, término final de los romances pasajeros locos!

¡Septiembre, siempre Septiembre, cuando hechizó mi alma el color de tus ojos verdes!

 

Eduardo Ramírez Moyano