Sentir de nuevo

 

 

Sentir de nuevo tu presencia iluminando los segundos de esta existencia que sin ilusión condenaba mi vida a los recuerdos. Encerrada en la torre más alta de mi atalaya contemplando pasar el tiempo con desidia, sin prisa, sin emoción que al alma aliviara.

Monotonía salvaje y espesa de negras nubes adheridas a la piel escarchada que, sin darse cuenta, el frío de todos los inviernos fue dejando  surcos de hielo con su huella.

Sentir de nuevo tu olor y volver a sonreír por reconocerte, sentirte cerca de mi ser ocupando la mayor parte de mi pensamiento, volver a renacer de entre las cenizas del ayer que de humo envolvieron las mañanas, sentir tu estar en mi sentir sin necesidad de articular palabras.

Nostálgicas sensaciones recorren mis entrañas que se retuercen y se hacen bucles de incógnitas y posibles esperanzas. No puede evitar el corazón sentirse renovado, no puede evitar latir teniendo tu latido tan cercano, no puede el alma dejar de ilusionarse a pesar del temor que recorre sus adentros. Sentir de nuevo tu hoy y volver a una nueva estación plagada de primaveras. Sentirte tan en esencia es como perder la razón y recuperar la locura que me mantuvo presa.

Amarte con ilógica intensidad acariciando tu corazón, abrigando tu ser y tu alma, hacerte volar en mi soñar y transportarnos juntos al origen de los días, al mundo de plenitud donde no existe la enfermedad y no hay palabras en el diccionario que el dolor y el sufrimiento definan, donde gozar y recobrar la paz y la serenidad es la máxima a la que las almas aspiran.  

 

 

Imagen de la red

1 comentario en “Sentir de nuevo

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: