Secuestrada

Secuestrada

 

SECUESTRADA

Siento que me tienen amordazada, encañonada contra la pared. También siento cómo me bloquean. Todavía no muestran sus caras, son viles, cobardes, irracionales.

He conocido gente que me ha dicho que tire de mis cadenas, que están atadas a un pequeño tocón del que podría escapar con facilidad. Pero no sé por qué no puedo creerles. Yo no lo siento así. Me siento amarrada a la pared como si estuviese en una gigantesca Cruz de San Andrés, desnuda y sin escapatoria posible. La mordaza de mi boca impide mis gritos, mis quejas. En definitiva, impide que moleste.

No sé quiénes son mis secuestradores. Solo sé que son imparables. No dejan tregua. Noto cómo me asfixian, cómo me azotan hasta que no puedo más, hasta que solo quedo reducida a un despojo humano, que no sirve para nada. Y sin meter bulla, mucho mejor.

Me da mucha rabia que no muestren sus caras. Llegan prepotentes, mostrando su superioridad. Y cuando se marchan me dejan allí, tendida en el suelo, aferrada a mi cadena. Sin que nadie pueda ayudarme, pues mi ayuda solo puede provenir de mí misma.

Hace poco cometí una osadía. Me giré cuando se alejaban, dejando ese poso ácido en el estómago, ese nudo tan característico de su llegada. Eran pocos, bajitos y cobardes. Eran mis miedos, los que me impedían romper las cadenas que me tenían sometida. Podré con ellos, lo sé. Y cuando me libere de ellos, al fin podré ser yo misma, nadie volverá a anularme jamás. Estaré un pasito más cerca de la felicidad.

 

 

 

About Ana Centellas

Soy Ana profesional de los números,apasionada del mundo de la letras,iniciando mi aventura literaria, aprendiendo un poquito más cada día y compartiendo mi sueño con una familia genial.

8 comentarios en “Secuestrada

  1. Ese miedo está dentro de ti, es el que te tiene encadenada, no hay mayor miedo que ese, tu peor enemigo. Gracias por compartir este cuadro interior. Siempre hay una salida, sólo hay que empezar a verla, aprender a apartar los velos que te ciegan y confunden, para comprender que tú eres más grande que tu miedo. Mirarlo de frente y conocerlo, te hará más fuerte.

  2. Los miedos son siempre nuestros peores enemigos. Si dejamos que nos paralicen siempre nos mantendrán a su merced. Hacer frente al miedo, a veces resulta difícil pero no dejemos que nos haga sus prisioneras y nos impida avanzar. Besazos todos guapísima!!!

    • Sí, Marina. Hoy puedo reconocerlo, Hace un par de semanas, ni eso. Poco a poco y tiempo al tiempo. Tiempo, el que me quieran dar. Ya no depende de mí, me temo. Necesitaba soltarlo y poder escribir otro tipo de cosas. Un besazo!!

  3. El miedo, a veces, es como un arma que cargan los demás y amenaza con desestabilizar nuestra existencia. ¿Pero si van a disparar, el hecho de sentir pánico lo va a impedir? Un beso.

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto: