Se vistió el día de ilusión

 

 

 

 

 

 

 

Se vistió el día de ilusión con el nuevo brillo que tus ojos propagaban. En mi ser se adentro tu luz y el corazón la recibió con jubilosos latidos. Inundado quedó mi mundo de destellos incendiarios, desbordándose los sentidos al contemplar cautivada la belleza de tu mirada. Se aplacó la oscura voz que en la noche impedía el sueño, se inflamó el corazón de ardientes llamas al conectar con la llamada que tu latido emitía.

Se vistió la mañana con sus más bellas galas, el más selecto atuendo que eligió con sumo mimo de entre las prendas de su vestuario. Radiante despertar con lágrimas de emoción al comprobar que en la noche el brillo no se desvaneció y en mi ser permanecía vivo.

Se viste de lluvia y fuego el día, de brisa cálida y de fresco aliento, se perfuma la mañana el cabello con sutil aroma a  jazmín y a hierbabuena. Se viste el día con el olor a tu amada  esencia y a cálida fragancia que mi alma genera. Se viste el día con amor abriendo las puerta a la ilusión al ver florecer el jardín que con tanto mimo cultivaba.

Se viste mi corazón de perpetuo amor sin lugar para la vista atrás volver, sin tiempo que perder en pasados que ya fueron. Amanece el nuevo día y se prepara para marcar un antes y un después sin espacio en el corazón para rememorar historias de desesperanzas. Se viste el día de único y nuevo sol porque solo AHORA es motivo y razón de cierta existencia, de la musicalidad de este sereno latir que con su melódica cadencia a tu latido acompasa.

 

 

Imagen de la red

4 comentarios en “Se vistió el día de ilusión”

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestra página

Te has suscrito correctamente al boletín

Se produjo un error al intentar enviar tu solicitud. Inténtalo de nuevo.

Página de escritores will use the information you provide on this form to be in touch with you and to provide updates and marketing.