Se nos venció el amor

Nos venció la paz.
Nos venció la ironía.
La rutina.
Los sueños.
Las envidias.
Nos venció las ganas de comernos el mundo.
Y dejarlo en la nevera enfriando.
Nos venció la melancolía.
Y hasta las cosas bonitas.
Buscamos la guerra, para paliar los días.

Encontramos dolor.
Desidia.
No nos llenó el amor.
Y me duele el alma.
Por que lo hubo.
Y del mejor.
No supimos cuidarlo.
No supimos alimentarlo.

Darle sabor.

Nos venció el cansancio.

Y buscamos el consuelo en otros brazos.

De los silencios encontrados de repente.

En otros labios.

De las caricias aparentes.

En otras manos.

De otra mente, otro cuerpo, otra gente.

Nos venció el aburrimiento

y supimos reencontrarlo.

Engañando a la razón.

Disfrazando sentimientos.

Enmascarando al corazón.

Dime ¿cuál fue el error?

Tal vez, la promesa.

La certeza.

La ilusión.

De envejecer a tu lado,

hasta morir de amor.

By Miriam Giménez Porcel.

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto: