Sátira, ladrillos y cartones mojados II

 

La vida es un viaje a ninguna parte. Solo el objetivo emocional, aquello que nos llena el alma, tiene sentido. No se trata de conocer lugares de ensueño, es el enamoramiento que ofrece el entorno lo que atrapa y convierte el acto en consigna. Luego solo queda reventar el objetivo y dejarse llevar. Salir por la misma puerta y pisar una y otra vez la misma mierda. Es el único modo. Para disfrutar de nuevo de ese entorno que logra perforar nuestro corazón hay que hundirse en el lodazal. No importan la oscuridad, la luz, lo bonito o lo feo. Olvida todo cuanto crees saber y conocer y deja que tu corazón sufra las consecuencias. Haz que tu vida reviente. Pinta las paredes de tu rincón interior. Sígueme. Muere por fuera. Deja de guiarte por lo establecido. Renace.

About Dani Aragones

2 comentarios en “Sátira, ladrillos y cartones mojados II

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto: