Escusa vieja no voy a aceptar, que no hay una fuerza que controla la verdad, que más misterios hay en tus ojos niña, que en el cielo y en el mar.
Y caigo al fondo de un siniestro que es tan nuestro como de la humanidad y toco fondo, no respiro, me estremezco porque huelo a soledad.