Érase una RED: @Twitter

Érase una RED:

 

Se nos calienta la boca para hablar de las Redes Sociales, que si son malas, que si nos enganchan de una manera perversa, que si son perjudiciales para la salud. Y si lo analizamos fríamente el problema no está en ellas, sino en sus usuarios. Somos nosotros quienes terminamos convirtiéndolas en una sociedad alternativa, reproduciendo los roles que cada usuario asume, a veces semejantes al suyo en la RL (vida real) incluso idénticos, otras opuestos, a veces simplemente diferentes.

Como en la RL terminamos manifestando opiniones, posturas y asociándonos con aquellos que nos son afines o simplemente nos caen mejor, repudiando a los diferentes o aquellos que no nos hacen gracia, y creando grupos de confort que finalmente acaban mediante sus opiniones y hechos, marginando y arrinconando a los que poco o nada tienen que ver con nosotros.

Aislar a los diferentes, es finalmente un resultado para el que sin duda no fueron creadas. Pero ¿que voy a saber yo de todo esto?, diréis. Cierto, no tengo conocimientos de sociología y mucho menos de antropóloga, tan sólo soy una periodista frustrada que aun tiene alguna asignatura pendiente de la carrera, incluso de todas las carreras incluida la vida.

El peligro que pueden o no entrañar las redes depende de las personas. Algunos tenemos la “clarividencia” de no revelar nuestra identidad, conocedores de lo que ello implica, pero eso tampoco nos libra de que alguna vez, alguien la revele sin permiso, ejerciendo la violencia más infame, que es saltarse nuestra libertad por el forro y porque les da la gana. Por eso precisamente no nos exhibimos, ni colgamos fotos nuestras ni desnudos, ni vestidos, ni necesitamos que nos llamen guapos ni feos, jóvenes ni viejos. Hemos elegido libremente ser pensamientos, sin cara, ni culo, sin nombre ni apellidos… Como para el escritor, el pseudónimo lo usan quienes pudiendo desvelar su identidad sin problemas, y sin nada que ocultar por ello, protegen su privacidad y hacen uso de su libertad para hacerlo.

Lamentablemente terminamos cayendo en la trampa que esa sociedad alternativa, comunicándonos y simpatizando finalmente, para terminamos confiando en alguien lo suficiente, como para hacerle de manera voluntaria cesión de una información privada y personal. Información que en cualquier sociedad sería éticamente intransferible, inviolable y totalmente segura.

Confiados y sin esperar que nunca la persona en la que has confiado vaya a utilizarla para ridiculizarte, insultarte, o incluso para amenazarte.

Sabemos que el ser humano tiene valores positivos y creemos en ellos, por ello cuando finalmente confías en alguien lo que nunca se te pasa por la cabeza es que esa persona acabe desvelando todo aquello que le has regalado íntimamente. Y mucho menos que esta persona regale algo que no le pertenece a un tercero o cuarto, lo desvele a quien se le ponga en las narices, o para que este pueda aprovecharla en su beneficio, como ataque o amenaza a quien originalmente la entregó.

Y ahí es donde está el fallo de esta red social.

Creer que quien está al otro lado atesora tus mismos valores, pero la cruda realidad, es que eso no está ocurriendo, porque esta red también saca el lado más negativo de la personalidad humana y nada tiene que ver con que estés identificada con su nombre y apellidos, o seas un pseudónimo, nadie está libre de ese lado mezquino es lo triste.

La exposición a la falta de valores, de ética, la violencia verbal, la difamación, las amenazas, la revelación de la privacidad de otros, es mucho más frecuente de lo que podemos llegar a pensar.

A nadie voy a dar consejos, yo, que tengo más defectos que nadie. Pero la prudencia al desvelar intimidad de nuestras vidas debería estar más presente, y como no la ética, eso que a ciertos grupos no les enseñaron ni en su casa, ni en la escuela, ni en la sociedad.

Todos conocemos casos de gente que está o ha padecido un verdadero calvario, pero recuerda que aquí en esta bendita RED nada, es nunca lo que parece. Y aquellos que más razonables y sinceros parecen, pueden ser en el fondo maltratadores dialécticos o inventarse historias para difamar a otros, por razones en las que no quiero ni pensar, digamos varias.

Podemos y tenemos el deber de respetar a todos, pero como en la RL, esto brillará por su ausencia, así es que cuida mucho tu privacidad, tu vida y datos privados, sin ocultar, pero sin mostrar en exceso.

Y recuerda que todo lo que cuelgas en una de estas Redes puede ser utilizado por los que no conocen la ética, ni siquiera son conscientes del daño personal que causan, en tu propia contra.

Dicen que ya las empresas están vigilando nuestras redes sociales antes de contratarnos, nunca sabemos, quién o quienes podrán hacer uso y cómo de esta información.

Para aquellos que funcionan a nivel privado, no por ello estáis a salvo os recuerdo que hay métodos para tener acceso a la información que se cuelga en privado, sed prudentes y no os expongáis a todo eso que de negativo tienen.

Si bien es cierto que esta red es una delicia a nivel inmediato, donde las noticias se saben casi incluso antes que ocurran, donde nos enteramos de todo cuanto pasa al otro lado del planeta y la información funciona a velocidades de vértigo, no nos olvidemos que también circula la información que en ella colguemos.

A mi querida amiga y amigo, que sufres por la deslealtad de quien te publica sin permiso, a ti, mi abrazo.

Carla  @carlaestasola

Día 24/03/2016 a las 17:01

About Carla

18 comentarios en “Érase una RED: @Twitter

  1. Hola Carla, muy interesante tu relato, a la vez inquietante de pensar el daño que pueden hacer las redes. Creo que lo has contado como si de primera persona viniera, esto aún más me hace reflexionar sobre esta realidad. Gracias por compartirlo.No me ha dejado indiferente, más bien bastante pensativa (por cierto lo he compartido en la google). Un abrazo

  2. Totalmente de acuerdo querida Carla, esperemos que les cojan a todos esos “delincuentes cibernéticos”
    Mi apoyo a los que son víctimas. Besitos

  3. Afortunadamente, con alguna asignatura de periodismo no se…pero en la vida te doy sobresaliente.En nombre de tod@s y el mio propio te damos las Gracias por ponernos en sobreaviso….Como periodista, el mundo se lo pierde y tu sales ganando, porque desgraciadamente a dia de hoy el mal llamado periodismo que triunfa , es el de la prensa basura…Y tu eres demasiado noble y sincera para prestarte a ese juego…Gracias por ser quien eres…

  4. Afortunadamente, con alguna asignatura de periodismo no se…pero en la vida te doy sobresaliente.En nombre de tod@s y el mio propio te damos las Gracias por ponernos en sobreaviso….Como periodista, el mundo se lo pierde y tu sales ganando, porque desgraciadamente a dia de hoy el mal llamado periodismo que triunfa , es el de la prensa basura…Y tu eres demasiado noble y sincera para prestarte a ese juego…Gracias por ser quien eres…

  5. Gracias por tu honestidad amiga mía, en nombre de tod@s los que amamos la verdad.En la vida ya te doy sobresaliente…en periodismo sincero, ya quisieran muchos parecérsete a tí…pero les puede el dinero.Estoy contigo Carla

  6. Gracias por tu honestidad amiga mía, en nombre de tod@s los que amamos la verdad.En la vida ya te doy sobresaliente…en periodismo sincero, ya quisieran muchos parecérsete a tí…pero les puede el dinero.Estoy contigo Carla

  7. Las redes sociales pueden convertirse en un arma de doble filo. Desafortunadamente, la justicia está muy verde en este país, sobre todo a en cuanto esta clase de delitos…
    Gracias por tu relato, Carla. Nadie que lo lea podrá quedar indiferente.
    Muchos besos! 😉

  8. Las redes sociales pueden convertirse en un arma de doble filo. Desafortunadamente, la justicia está muy verde en este país, sobre todo a en cuanto esta clase de delitos…
    Gracias por tu relato, Carla. Nadie que lo lea podrá quedar indiferente.
    Muchos besos! 😉

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto: