¿Relato de cantina?

¿Relato de cantina?

Un fuerte viento sacudió la jardinera que Tomas tenía en la ventana, las flores se troncharon y acabaron estrellándose en el suelo del jardín.

Sintió en sus mejillas la fuerza del viento, sus pupilas parecieron dilatarse al contemplar cómo salía del mar, giraba rápido sobre sí mismo, tenía forma de peonza y se fue alejando de la costa hasta que de repente desapareció en la inmensidad del océano.

Muchas veces escuchó relatos sobre ellos, pero nunca hasta ese preciso momento había visto nada tan parecido a un tornado.

Fue presa de la inquietud desde aquel momento, sus pensamientos se agolpaban desbocados sin orden ni concierto, no sabía explicar porque, pero el incidente de la mañana le causaba mal presagio.

Aquella fue una tarde fría y desapacible, el cielo se cubrió de nubes, el mar se obscureció, el fuerte olor a humedad, los relámpagos iluminaban el cielo mientras el ruido sordo del trueno lo envolvía.

Quejumbrosos sonaban contra el acantilado los embates traicioneros de sus profundas aguas, sólo a intervalos regulares una luz bañaba el horizonte, acompañando las luces de los aviones, el faro.

Leía sin poder concentrase, sentado allí frente al mar, de repente un gran resplandor iluminó el acantilado, estaba aturdido, su respiración agitada en el silencio.

Sobresaltado y temblando aún sintió un leve balanceo, apenas podía abrir los ojos, sentía el frío metal sobre su torso, no podía moverse.

Hasta donde su vista podía alcanzar había ladrillos, libros,mar y…

Un trozo de metal asomaba por la cadera. Agitaba los brazos queriendo salir rápidamente de aquella pesadilla, pero no era una de esas aventuras que solía escuchar narrar a los pilotos en la cantina que su padre tenía en el aeropuerto.

Era la cruda realidad.

Marijose.-

Soy escritora, cada dia aprendiendo como en el diario caminar. Mi pasión las letras “siente la música de la vida, aún en el desierto,cuando el viento te envuelve, suave, cálidamente”
Marijose, ¿Cuantos años escribiendo? No lo se, siempre.
Antologías muchas, a duo varios, 15 libros y uno solidario.
En la web Internacional de escritores independientes del Poder de las letras y ocasionalmente en Prensaldia digital, Malagaldia digital y Globatium hispanolatino.

Y  recuerda en ti esta todo lo que necesitas. amor, es el reflejo de la luz que habita en tu anterior.

Escribir es vivir la vida en el sentido más amplio de la palabra, esa pasión con la que se deleita el cuerpo, el ser y la mente.

Ese espíritu que busca cada mañana ser un poco mejor. Un escalón subir con el amplio saber del anterior logrado. Ser en su más amplia interpretación en el que el tener poco o nada tiene que ver.

Hacer algo por el simple hecho de que te apetece y te hace sentir bien.

Sed de calma y quietud, de sosiego a la vez que la vida es plena.
La vida es armonía y cadencia, es sonido y amor.

Pasiones, la vida esta llena de cosas y personas maravillosas que embellecen y dan luz a tu ser a tu cotidiano vivir.

Escribir, desnudar tu ser, tu alma, tu deseo, tus anhelos, tus miedos. Sentir. Transmitir es la palabra que mejor encaja con la palabra escritor.

Ganas todas. Fortaleza y decisión, amor.

Las letras son pasión, son medicina, son amor, son amistad, son todo un compendio de significados aun sin crear.

Yo soy como soy. Marijose sin más. Una mujer sencilla que da sin pedir nada a cambio. rebelde con las injusticias, curiosa más aun con el saber y no más. Luz que desea a todos a los que en su camino encuentra y si ayudar puede, lo hará, no lo dudes.

Marijose, esa soy yo.

2 comentarios en “¿Relato de cantina?”

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: