REFLEXIONES

Deuda pendiente

Tengo una deuda pendiente incobrable.

Insatisfecha.

Tengo una espinita clavada.

La palabra concreta.

En una conversación pendiente.

Y un secreto en el aire.

Las ganas innegables de saber lo que sientes.

Tengo una deuda pendiente.

Todos la tenemos.

Pocos la reclaman.

Para no tentar la suerte.

Tengo una duda directa.

«Si mi respuesta esta noche fuera sí

¿Cual sería tu pregunta?»

Recuerda vivir siempre de frente.

By Miriam Giménez Porcel

5 Comentarios

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: