Cementerio de textos

No me quería rendir a admitir una derrota. Pero así fue. Todo cuanto hice, lo perdí. La ilusión, la desmesurada entrega por una pasión enfermiza, tal vez irreal. Brutal el perder la confianza en una misma.

Aquel cuaderno se convirtió en un cementerio de letras. Pensamientos efímeros. Amores muertos. Errores mugrientos. Deseosos todos ellos de emerger del infierno. Para llevarme con ellos.

Cerré de un manotazo toda tentación de seguir publicando. Lo oculté en lo más recóndito. Lejos. Un lugar oscuro, húmedo e inalcanzable para cualquier humano.

Pasado el tiempo acudieron falsos vendedores de sueños. Buscaban mis versos. Los escritos, escupidos, vomitados desde el alma. No dormía. Vigilaba cualquier ruido. Fue la cobardía la que pudo con mi historia.

Confeccioné una coraza crubiendo todas las bandas, hasta conseguir hundirme y que desistiera de mi hazaña.

Ya no escribo. Ya no cuento lo que quiero, lo que duele o lo que mata.

Ahora muero en vida.Con un secreto. Y otros muchos esperando mi entierro.

Se convirtió en mi cementerio de textos y no quise verlo.

 

Estas son las distintas etapas, contado a mi modo, que puede pasar cualquier escritor en un momento dado. Perder toda noción. Hundirse en sus propios versos. Llegar a pensar que cuanto hace, dice y comparte es ridículo. Y pasar a la total oscuridad de su pensamiento, donde quiere seguir escribiendo pero algo lo impide, y se siente muerto.

By Miriam Giménez Porcel.

Cementerio de textos

About Miriam Giménez

Adoro escribir y contar desde mi punto de vista, que la vida es todo lo bonita que nosotros la queramos vivir.

7 comentarios en “Cementerio de textos

  1. Creo que son etapas Miriam, pero después de una muerte siempre hay una resurrección y ésta se da con más fuerza y nos permite continuar en la andadura con otra perspectiva, esperanza e ilusión. Besos muchos amiga.

  2. Como punto de vista personal el escrito resulta atractivo y convincente, en cambio, al generalizarlo pierde los adjetivos por evidenciar incoherencia: no todas las personas que escribimos llegamos a esa conclusión.

  3. Creo que de cuando en vez hay que relajarse, caminar al paso, descubrir nuevos modos en los grandes maestros de la literatura, explorar musicas distintas y hasta releer algunas de esas incoherencias antiguas que moran avergonzadas y ocultas al fondo de un gastado cuaderno. Y de repente nace una idea, una palabra o un concepto que te impulsa adelante. Un beso.

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto: