Y que me maten
Si al ver esa estrella,
La punta que más brilla,
La que ilumina el alma,
Me dice al oído «no te quiero»
Y pienso en mi silencio
Que te pasa?
He sido un fantasma.

Y que al nacer sobre el poniente
Me sacara de aquí la hydra,
A empujones,
Con todo por decir,
Contando con los dedos
Las cuentas del rosario
Si me da por no morir.

Y no me importaría
Ser la desvergüenza
Cómo ese Judas
Que treinta veces perjuró
Su corazón…por sentirse perdido.

Y gritando al oído
Satanás el mismo infierno apagó,
Con las lágrimas
De sus ojos sitiados
Esperando al eclipse
Por su redención.