PROSA COTIDIANA

Recuérdame

Recuérdame qué hacemos aquí, que ya no lo recuerdo.

Ya no lo siento.

Breve temblor en el cuerpo. El instante de nuevo.

No creo que sea el momento.

Recuérdame qué seguimos haciendo.

Hoy recibí la llamada. Miré tu rostro, en la pantalla.

Creí palpitar y no era cierto.

Tal vez dije sí, por miedo.

Tal vez decir no, lo discreto.

Recuérdame que me dijiste, para convencerme de nuevo.

Ya no te siento.

Hice mi vida.

Busqué consuelo.

Encontré cobijo.

Y hallé en el silencio el mejor amigo.

Recuérdame que quieres de mi, después de tanto tiempo.

By Miriam Giménez Porcel.

Un Comentario

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: