quiso ser nube imborrable

No quiso ser

arado sin huellas

devorando un estío azul

sin apenas estrellas

No quiso ser

el baile de los escuálidos

ni un abrazo de aire

en una noche de mascaras

No quiso ser

rutina del espejo

rompiendo el silencio dormido

de las plazas añejas.

Quiso ser

el verso preciso

el camino improbable

la nube imborrable

que trae todas las sonrisas.

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: