Quise

Quise

 

QUISE

Quise detener el tiempo en el momento justo en que tus labios se unieron a los míos.

Me miraste con esa mirada tuya, limpia y serena, y supe que ya estaba preparado para cuando llegase el momento de morir.

Quise que los minutos no avanzasen cuando nuestros besos traspasaron límites, horizontes y barreras, y consiguieron llegar hasta el más recóndito rincón del planeta.

Embelesado por tu embrujo, me dispuse a perder la razón en el momento en que fuera preciso.

Quise que los segundos se detuvieran cuando sentí cómo tus caricias hacían que saltasen chispas sobre mi piel albina.

Llegué incluso a detener la respiración cuando escuché a tus cálidos labios pronunciar mi nombre entre susurros.

Quise difuminar la barrera del espacio-tiempo en el momento en el que vi un simple pedacito de tu piel desnuda.

Se nubló mi conocimiento cuando tus piernas se abrazaron a las mías y yacimos enredados sobre sábanas de papel.

Quise detener en un instante todos los relojes del mundo, solo para que aquel momento no terminara jamás.

Mas fui tan necio que tuve la osadía de abrir los ojos cuando ya creí que nunca jamás te separarías de mi piel.

Y fui un muerto en vida cuando descubrí la soledad de mi cuarto, la ausencia de tu respiración junto a la mía, el hueco que dejó la calidez de tu cuerpo sobre mis sábanas vacías, mi alma envuelta en harapos de un tiempo que detuve de prestado.

Del próximo sueño, no voy a cometer de nuevo el error de tratar de despertar.

Soy Ana, financiera de profesión y escritora de vocación. Tratando de cumplir mi sueño. Aprendiendo, siempre aprendiendo. Aprendiendo a escribir, aprendiendo a vivir.

3 comentarios en “Quise”

Deja tu comentario, así nos haces grande

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: